Quieres llevarte bien con tu gato?

Las 12 cosas que no debes hacerle nunca a un gato. Al menos si quieres llevarte bien con él.

    • No utilices tus manos o pies para jugar con él. Si quieres conservarlos, usa juguetes para gatos.
    • No le tires contra el juguete, tira el juguete en una trayectoria que se aleja del gato para que él pueda cazarlo.
    • No le eduques a golpes o gritos. Conseguirás que el gato te coja miedo o se defienda. Busca otras maneras.
    • No le persigas, no le grites y no lo mires fijamente si quieres que venga. Dale tiempo y espacio. Los gatos suelen acercarse a la persona más tranquila.
    • No le arrincones ni lo bloquees para acariciarlo, se asustará. Cuando el venga, dale una buena sesión de mimos.
    • No aproveches cuando duerme para molestarle sobre todo si cuando está despierto no le gusta que le toques: para un gato el descanso es sagrado.
    • No le molestes cuando hace sus necesidades, puede que lo traumes y deje de usar la bandeja con tal de estar tranquilo.
    • No le tires de la cola. Con ella se comunican, guardan el equilibrio y es súper delicada
    • No le rasques la barriga, las patas o la cola, mejor ve directo a la zona delante y detrás de las orejas y debajo del mentón. Le encantará.
    • No lo levantes por la piel del cuello sobre todo si es adulto. No les suele gustar nada.
    • No lo cojas en brazos sin haberte asegurado antes de que le gusta que lo levanten. Muchos gatos prefieren tener las cuatro patas en el suelo.
    • No lo intentes tranquilizar si de repente aplana las orejas, empieza a bufar o gruñir, mientras da latigazos con la cola. Será mejor que le dejes tranquilo. Yo no me atrevería con un gato alterado.

Estamos seguros de que si respetas a tu gato y su manera de ver el mundo, él será el primero que se acerque a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *